¿Qué es el cabello?

Castaño, rubio, negro, pelirrojo, liso, rizado, quebrado, etcétera. Todas esas son formas en las que luce el cabello, pero ¿qué es?

El cabello es un filamento compuesto por una proteína llamada queratina. Se origina en el folículo piloso, una especie de saco que se encuentra unos 4 mm por debajo de la piel y en el que se concentran células madre. Esta bolsa contiene al bulbo piloso, considerado la raíz del pelo. Lo que alcanzamos a apreciar desde el cuero cabelludo hacia afuera se conoce como tallo, mismo que crece un centímetro en promedio cada mes.

En promedio, el cabello pasa entre seis y ocho años en la cabeza antes de caer. Durante este tiempo, atraviesa un ciclo que se cataloga en tres fases: anágena, catágena y telógena. La fase anágena es la etapa de crecimiento y dura de dos a siete años; un 90 % de los cabellos en la cabeza se encuentra en esta etapa. En la fase catágena se entra en un periodo de transición que alcanza dos o tres semanas. Aquí, la producción de células en el folículo se detiene, este se contrae y el cabello cae. Aproximadamente un 1 % de los cabellos están en esta fase. Por último, está la fase telógena, en la que se regenera el folículo y nuevo cabello comienza a formarse. 9 % del cabello se encuentra en esta etapa.

La estructura del tallo del cabello se compone de tres elementos: cutícula, córtex y médula. La cutícula es la capa externa y protege al córtex. Es altamente elástica y resistente. Además, aunque no se percibe a simple vista, está formada por microscópicas escamas. Contrario a lo que podría imaginarse, el color del cabello no yace aquí. Esta capa es transparente.

El córtex (también conocido como corteza) es la parte más importante y gruesa del cabello. Aquí es donde se encuentra la melanina, sustancia que da color al cabello. Las células del córtex proveen la mayoría de la fuerza y elasticidad.

Finalmente, se encuentra la médula, justo al centro de la estructura. Que actúa en cuanto a la textura del cabello e irriga los nutrientes a las otras capas desde el bulbo.

Ahora, si bien todos los tallos tienen los mismos elementos, ¿cómo es que hay cabelleras lacias, rizadas o quebradas? El aspecto de cada cabello responde a la forma del folículo. En el cabello lacio (listórico) la forma del folículo piloso es redonda y se orienta de forma vertical. En el cabello quebrado u ondulado (isotrónico), el folículo tiene una forma ovalada y está orientado en un ángulo agudo. Mientras que, en el cabello rizado (ulótrico) la forma del folículo es elíptica y se orienta paralelamente hacia el cuero cabelludo.

El color del cabello depende de la cantidad del tipo de melanina que se aloja en el córtex. Entre estos tipos se hallan la eumelanina y feomelanina. Por ejemplo, el cabello negro contiene 99 % de eumelanina y 1 % de feomelanina, el castaño tiene 95 % de eumelanina y 5 % de feomelanina y el pelirrojo presenta 67 % de eumelanina y 33 % de feomelanina. Cabe mencionar que en estos últimos también aparecen los tricocromos.

Las canas aparecen cuando la melanina comienza a dejar de producirse, aunque existen productos para el pelo que pueden devolverle su tonalidad como aquellos tratamientos para el cabello que incluyen nogal y que tienen efecto sobre las cabelleras oscuras. Y, claro, sin olvidar los tintes para el pelo.

La cantidad de cabellos también se asocia al color. Se dice que los rubios son quienes portan cabelleras más abundantes al tener, en promedio, 150 mil cabellos. En segundo lugar aparecen aquellos con cabello negro, quienes tienen unos 110 mil. Luego los castaños, con 100 mil. Y finalmente los pelirrojos, con 80 mil cabellos.

Cada que te mires al espejo y veas tu cabello recuerda la maravilla que ocurre en tu cabeza cada día. ¡Cuídalo!

productos para caida de cabello

En MaxHair hemos desarrollado una tecnología avanzada para combatir la caida de cabello tanto en mujeres como hombres. Conoce nuestros productos aqui.